No te escapes todavía




La necesidad finalmente descolgó
la cuerda atascada del muro vacilante
en los que reposaban esos gritos
que hoy se escapan con dudosa debilidad.


Apareciste como un motivo,
respaldando la mirada transitiva,
susurrando realidades convergentes;
sí, locuras diagnosticadas y agravadas.


Otra vez, ya no tengo miedo
de conquistar aquel -te quiero-,
que recorre los momentos de un reloj figurativo…



Autor: Lilia Quituisaca-Samaniego

Gracias por comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.