Impulso decisivo


Cuando cruzo el umbral del silencio,

recorro un final inesperado…

Maldigo momentos de intentos cohibidos,

besos arrastrados con huellas de caricias no visibilizadas.

Más cuando todo estaba por terminar,

apareces de la nada, ¿qué intentas?

Un vendaval de sensaciones impulsa tu interrogación,

verano de rimas aturdidas, falsa sonrisa acompañada de elogios.

Palabras, palabras –sólo eso-  llamadas de perdón tardío,

gesto inoportuno, fatídica figura que ensordece mi tino.

Aunque tu inclemente orgullo pregone dolor

no habrá otra muerte para mi corazón…

Autor: Quituisaca Samaniego Lilia

A tu nombre



Tu comportamiento es banal,
dices que no tiene valor, que nada significa para ti.
Sin embargo, osas de atrevida y me lo arrebatas con crueldad.

Mi sueño cayó en desmedro, no debí contártelo,
ahora asumo la ingenuidad del alma,
soy esclava de tu intriga lapidaria.

Hoy que eres su dueña
con aires de grandeza menosprecias su aliento.

El manantial oprimido de cenizas –humillado-,
rompe tu sentencia, se desborda
y en su recorrido va grabando
el ardor de sus entrañas.

Lluvia de raídas aventuras,
tienes una atrevida forma de hacernos daño,
esparces con ácido encubierto
la cálida fortuna de lo eterno.

Autor: Quituisaca Samaniego Lilia