Lágrima servible


Me disgusta que el sabor empañado de miel desborde mi cúpula golpeada y delirante.

Me disgusta que abraces mi lamento y reabras los poros disecados de la sábana blanca.

Me disgusta que en contados instantes la única lágrima servible se ahogue en las tinieblas insípidas.

Me disgusta el olor a perfume que tu recuerdo deposita en mi memoria.

Me disgusta que permanezcas en los nervios irrefutables de mi esencia.

Me disgusta que aún me importes tanto.

www.liliaquituisacasamaniego.com

#Autorretratándote #newBook #Contrarreflejo #séDelViento #lifestyle #poetry #engagement #familygoals #quotes #frases #pensamientos #writing #letters #writes #poem #love #life #dreams #motivation #time #walking #learning #natural #smile #cute #travel #picoftheday #instagood #adventuretime #feellings

Parámetro existencial


amor
Cuando el fin se aproxima -nos reinventamos-
De la nada surge un cómplice furtivo,
nos reúne para fundirnos en una misma piel.

 

Hablemos de rumbos -sin reclamos,
citemos juramentos para desquiciar al destino.

 

No sólo -pretendamos- llegar mañana,
impregnemos la ocasión -aroma sin detalles,
motivo deliberante -aire- compartido bajo la lluvia.

 

Huellas de protesta -justa vivencia,
la narración develará la incógnita grabada.

 

Somos los protagonistas de un temor insuperable…
Así, somos -simples almas de volátil tesitura.

 

Sin embargo, nos aferramos a esperarnos,
acariciándonos el alma al evitarnos,
sobre todo cuando descansamos -almohada intervenida.

 

Por todos esos sueños compartidos, y
exageradamente visibilizados como rumbos diferentes,
siento que nuestra despedida es la que nunca terminaría
porque en cada intento de olvido se reconstruye -el deseo.

 

 

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

LLORANDO


Sí, enamorada de tu imagen
tu sonrisa, ¡enamorada¡,
lo predico siempre…

¿Cómo imaginé amarte tanto?
¡No lo comprendo!, si mis labios
tristemente humedecidos,
claman tu nombre, hasta saciarse
de un dulce veneno mortal.

Llegué a pensar que mi vida
sin tu recuerdo no existiría;
hoy descubro que: ¡te quiero,
sí, te quiero, te quiero!, ¡¡pero,
no te amo!!.

Llorando incansablemente
gotas fugaces de rocío
reconozco mi tragedia.

¿Qué culpa tengo?,
si, mi corazón no te olvida,
dime, ¿qué culpa tengo?,
si mi pensamiento sueña contigo;
dime por favor, ¿qué culpa tengo
de añorarte tanto?.

¡¡Dímelo, estoy llorando!!

Autor: Quituisaca Samaniego Lilia